top of page
Buscar

Los estándares de oro del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP): Elementos esenciales del diseño de los proyectos

Buck Institute for Education 2015 

Adaptación y traducción: Raúl Febles Conde


 

Introducción

El aprendizaje basado en proyectos es un enfoque en el que los estudiantes adquieren conocimientos (y desarrollan competencias) a través de la solución de problemas concretos de su entorno y la realización de productos públicos.

Esta metodología se caracteriza por brindar oportunidad para desarrollar en los estudiantes el sentido de agencia, la capacidad de resolver problemas, tomar decisiones y aplicar lo que han aprendido de manera práctica y creativa.

Además, el Aprendizaje basado en Proyectos promueve las competencias del Siglo XXI como la colaboración, el pensamiento crítico y la alfabetización digital, habilidades muy valoradas en el mundo laboral actual.

Si se hace bien, el Aprendizaje basado en Proyectos produce grandes resultados. Pero si no se implementa adecuadamente es muy probable que ocurran dos cosas.

La primera es que se propone a los estudiantes un montón de ejercicios y actividades (muchas veces desconectadas entre sí) que se etiquetan como "proyectos", pero que no son estrictamente la implementación de esta metodología.

O bien, vamos a ver proyectos que se vuelven en contra de los maestros, sin la adecuada preparación, o compromiso de parte de los estudiantes y el resultado es la pérdida de tiempo, falta de comprensión de las posibilidades de la ABP y frustración de parte de estudiantes, padres o maestros.

Entonces la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos corre el riesgo de convertirse en otra de las modas educativas de ayer vagamente recordadas y rara vez practicadas.

 

 

Estándares de oro de la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos

Para ayudar a los profesores a entender y utilizar bien la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos, se ha creado un modelo integral de estándares de oro para medir, calibrar y mejorar su práctica en la planificación, implementación y evaluación de los proyectos de aprendizaje. El término de estándar se utiliza en muchas industrias y áreas para identificar el proceso óptimo o las condiciones de los productos de la más alta calidad.

En esta concepción de los "estándares de oro" de esta metodología se compone de tres partes:

1) Objetivos de aprendizaje de los estudiantes (en el centro del diagrama);

2) Elementos esenciales de diseño de proyecto (que se muestra en las secciones periféricas del diagrama anterior); y

3) Proyecto basado en prácticas docentes.


Revisemos cada uno de estos elementos:


Objetivos de aprendizaje de los estudiantes

El aprendizaje de contenido académico entendemos que está en el centro de todos los proyectos de aprendizaje y no son negociables, a fin de cuenta el propósito de todo proceso de aprendizaje radica en la transmisión de conocimientos de una generación a otra.

Por otro lado, todo proyecto busca el desarrollo de competencias del estudiante como la creatividad, la comunicación, el pensamiento crítico y la colaboración. Al igual que la lente de una cámara, nuestro diagrama pone el foco del ABP en preparar a los estudiantes para tener éxito en las experiencias escolares y de la vida.


Conocimiento y entendimiento clave

El “estándar de oro” del ABP enseña a los estudiantes los contenidos importantes, estándares, conceptos, y comprensión en profundidad que son fundamentales para las materias escolares y disciplinas académicas. En los buenos proyectos de aprendizaje, los estudiantes aprenden cómo aplicar el conocimiento para el mundo real, y lo utilizan para resolver problemas, responder a preguntas complejas, y crear productos de alta calidad.


Competencias del siglo XXI

El conocimiento del contenido y la comprensión conceptual, por sí solos, no son suficientes en el mundo actual. En la escuela y en la universidad, en el lugar de trabajo moderno, como ciudadanos y en la vida en general, las personas tienen que ser capaces de pensar críticamente y resolver problemas, trabajar bien con otros, y gestionar de forma eficaz. Llamamos a este tipo de competencias "habilidades para el éxito" o también se les conoce como "Competencias del Siglo XXI”.

Es importante tener en cuenta que las habilidades para el éxito sólo se pueden enseñar a través de la adquisición de conocimientos y la comprensión de contenidos. Por ejemplo, los estudiantes no aprenden habilidades de pensamiento crítico en abstracto, aisladas de la materia; ellos solo las incorporan cuando piensan críticamente acerca de las matemáticas, la ciencia, la historia, el lenguaje, la carrera, la tecnología, y así sucesivamente.

Recomendamos que todos los proyectos incluyan un enfoque en estas competencias del siglo XXI: la resolución de problema, pensamiento crítico, la colaboración y la autogestión, por ejemplo. Los proyectos también pueden ayudar a construir otras habilidades, como hábitos de la mente y la ética de trabajo, o cualidades personales (como la perseverancia o la creatividad), basado en lo que los maestros, las escuelas, los padres y las comunidades valoran, pero creemos que pensar críticamente, resolver problemas, trabajar con otros y gestionar uno mismo y su propio trabajo son las habilidades cruciales para el éxito futuro.


Elementos esenciales para el diseño de proyectos

Entonces, ¿qué es lo que pasa en un proyecto exitoso? Basado en una extensa revisión de la literatura y la experiencia destilada de los muchos educadores con los que hemos trabajado durante los últimos quince años, creemos que los siguientes elementos esbozan lo que es necesario para el éxito de un proyecto que maximiza el aprendizaje del estudiante y su compromiso.


Problema o pregunta desafiante

El corazón de un proyecto es el problema que se propone a los estudiantes para investigarlo o resolverlo. Podría ser concreto (la escuela tiene que hacer un mejor trabajo de reciclaje de residuos) o abstracto (decidir si se justifica la guerra).

Un problema de acoplamiento o pregunta hace que el aprendizaje sea más significativo para los estudiantes. No sólo están ganando conocimiento para recordarlo; lo están aprendiendo porque tienen una necesidad real de saber algo, porque así pueden utilizar este conocimiento para resolver un problema o responder a una pregunta que realmente les importa a ellos.

Así, el problema o pregunta debe desafiar a los estudiantes sin ser intimidante. Cuando los profesores diseñan y llevan a cabo un proyecto, les sugerimos que (a veces con los estudiantes) escriban el problema central o pregunta en la forma de una "pregunta conductora" de composición abierta, cercana al estudiante y que centre su tarea, al igual que una tesis que es el centro de un ensayo (por ejemplo, "¿Cómo podemos mejorar el sistema de reciclaje de nuestra escuela, para de esa manera reducir la basura?" o "¿Estados Unidos debería haber combatido en la guerra contra Vietnam?").´


Investigación sostenida

Investigar es más que buscar o sistematizar información: es un proceso más activo que parte de una pregunta, desafío o reto. El proceso de investigación requiere tiempo, lo que significa que un proyecto que siga “estándares de oro” debe durar más que unos pocos días. En esta metodología la investigación es iterativa; cuando se enfrentan a un problema difícil, los estudiantes hacen preguntas, buscan recursos para ayudar a responderlas, luego hacen preguntas más profundas y el proceso se repite hasta que se desarrolla una solución o respuesta satisfactoria.

Los proyectos pueden incorporar diferentes fuentes de información, la mezcla de la idea tradicional de "investigación" la lectura de un libro o la búsqueda en un sitio web con el mundo real, las entrevistas en terreno con expertos, los proveedores de servicios y usuarios. Los estudiantes también pueden investigar las necesidades de los usuarios de un producto que están creando en un proyecto, o del público de una pieza escrita o multimedia.


Autenticidad

Cuando las personas dicen que algo es auténtico, por lo general significa que es real o verdadero, no falso. En la educación, el concepto tiene que ver cuán cercano del "mundo real" es el aprendizaje o la tarea que se está realizando o el resultado que se alcanza.

La autenticidad aumenta la motivación y el aprendizaje de los estudiantes en un proyecto de aprendizaje. Un proyecto puede ser auténtico de varias maneras, a menudo en combinación. Puede tener un contexto real, como cuando los estudiantes salen a resolver problemas que enfrentan las personas en el mundo fuera de la escuela (por ejemplo, los empresarios en desarrollo de un plan de negocios, ingenieros que diseñan un puente, o asesores presidenciales recomendando políticas públicas).

Puede implicar el uso de procesos del mundo real, tareas y herramientas y estándares de calidad, como por ejemplo cuando los estudiantes planean una investigación experimental o utilizan el software de edición digital para producir vídeos acerca de la calidad profesional.

Puede tener un impacto real en otros, como cuando los estudiantes abordan una necesidad en su escuela o comunidad (por ejemplo, el diseño y la construcción de un jardín para la escuela, mejorar un parque para la comunidad, ayudando a los inmigrantes locales) o crear algo que será usado o experimentado por otros. Por último, un proyecto puede tener autenticidad personal cuando se habla de las propias inquietudes, intereses, culturas, identidades, y problemas de las vidas de los estudiantes.


Voz y elección de los estudiantes

Tener algo que decir en un proyecto crea un sentido de pertenencia en los alumnos; se preocupan más del proyecto y trabajan más duro.

Si los estudiantes no son capaces de utilizar su juicio para solucionar un problema y responder a una pregunta desafiante, el proyecto sólo se siente como hacer un ejercicio más o seguir un conjunto de orientaciones ofrecidas por un experto (generalmente el maestro). Los estudiantes en un proyecto de aprendizaje que sigue los “estándares de oro” tienen participación y control sobre muchos aspectos de un proyecto, desde las preguntas que generan, los recursos que van a utilizar para encontrar respuestas a sus preguntas, las tareas y roles que asumirán como miembros de un equipo colaborador, y con respecto a la productos van a crear. Los alumnos más avanzados pueden ir más allá y seleccionar el tema y la naturaleza del proyecto en sí; pueden escribir su propia pregunta, reto o desafío y decidir cómo quieren investigar, demostrando lo que han aprendido, y haciendo público su trabajo.


Reflexión

John Dewey, cuyas ideas siguen inspirando nuestro pensamiento sobre el Aprendizaje basado en proyecto, escribió: "No aprendemos de la experiencia. Aprendemos de la reflexión sobre la experiencia". A lo largo de un proyecto, los estudiantes y el profesor deberían reflexionar sobre lo que están aprendiendo, cómo lo están aprendiendo, y por qué lo están aprendiendo.

La reflexión puede ocurrir de manera informal, como parte de la cultura en el aula y el diálogo, pero también debería ser una parte explícita de la sistematización en un proyecto de aprendizaje, de la evaluación formativa prevista, y de las discusiones en los puestos de control de proyectos y presentaciones públicas de trabajos de los alumnos.

La reflexión sobre el conocimiento ganado y la comprensión del contenido para resolver el problema identificado ayuda a los estudiantes a solidificar lo que han aprendido y pensar en cómo se podría aplicar en otros lugares, más allá del proyecto.

La reflexión sobre el desarrollo de las competencias del siglo XXI que mencionamos anteriormente ayuda a que los estudiantes interioricen lo que significan estas competencias y establezcan metas para un mayor crecimiento de estas y a su transferencia a problemas del mundo real.

La reflexión sobre el propio proyecto cómo fue diseñado e implementado ayuda a los estudiantes a decidir cómo pueden acercarse a su próximo proyecto, y ayuda a los maestros a mejorar la calidad de su práctica en la implementación del proyecto de aprendizaje.


Crítica y revisión

Un trabajo de alta calidad de los estudiantes es un sello distintivo de los “estándares de oro” de la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos, y tal calidad se logra a través de la crítica reflexiva y la revisión.

Los estudiantes deben aprender a dar y recibir retroalimentación constructiva de los compañeros para mejorar los procesos y productos del proyecto, guiados por rúbricas, modelos y retroalimentación formal/ protocolos de evaluación con enfoque formativo.

Además de sus compañeros y maestros, otros adultos y expertos externos también pueden contribuir al proceso de evaluación, trayendo un punto de vista auténtico, del mundo real.

La importancia de hacer el trabajo y productos de los estudiantes de alta calidad no sólo es de sentido común, sino que está basado en la investigación sobre la importancia de la "evaluación formativa", que no sólo significa profesores retroalimentando a los estudiantes, sino los propios estudiantes evaluando los resultados de su propio aprendizaje.


Evidencia compartida

Hay tres razones principales para que en los “estándares de oro” del ABP el producto sea compartido y alcanzable desde la cooperación y la interdisciplinariedad.[1]

En primer lugar, como una forma más de conceder autenticidad al proyecto de aprendizaje: la evidencia compartida que se va a difundir públicamente añade un gran poder motivador para el proyecto de aprendizaje y potencia el trabajo de alta calidad de los estudiantes.

Piense en lo que sucede a menudo cuando los estudiantes hacen presentaciones a sus compañeros de clase y al profesor.

El desafío no es tan grande, por lo que se relajan, no lo toman en serio, y no se preocupan tanto por la calidad de su trabajo. Pero cuando los estudiantes tienen que presentar o mostrar su trabajo a un público más allá del aula, el nivel de desempeño aumenta, ya que nadie quiere quedar mal públicamente.

Un cierto grado de ansiedad puede ser un motivador saludable. Pero demasiada ansiedad puede, por supuesto, ir en detrimento de la realización (performance), por lo tanto, el truco es encontrar el punto medio.

Es importante que los estudiantes estén bien preparados para hacer público su trabajo.

Cuando los estudiantes tienen que presentar o mostrar su trabajo a un público más allá del aula, el nivel de desempeño aumenta, ya que nadie quiere quedar mal públicamente.

En segundo lugar, mediante la creación de un producto o evidencia, los estudiantes hacen tangible lo que han aprendido y, por tanto, cuando se comparte públicamente, se puede poner en discusión.

En lugar de ser solamente un intercambio privado entre un estudiante y el profesor, la dimensión social del aprendizaje se vuelve más importante. Esto tiene un impacto en el aula y la cultura de la escuela, ayuda a crear una "comunidad de aprendizaje", donde los estudiantes y los profesores discuten sobre lo que se aprende, cómo se aprende, cuáles son los criterios de evaluación, y cómo el desempeño del estudiante se puede mejorar.

Por último, hacer público el trabajo del estudiante es una forma efectiva de comunicarse con los padres, miembros de la comunidad, y el resto del mundo acerca de lo que es la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos es y lo que hace por los estudiantes.

Cuando un salón de clases, la escuela o el distrito se abre al escrutinio público, el mensaje es: "Esto es lo que nuestros estudiantes pueden hacer y va más más allá de los resultados de una prueba".

Muchas escuelas y distritos ABP refuerzan este mensaje extendiendo el concepto de "casa abierta" a una exposición del trabajo de proyectos, lo que ayuda a aumentar la comprensión y el apoyo de esta metodología entre los padres y miembros de la comunidad.

Cuando el público ve los productos de alta calidad que los estudiantes pueden crear, a menudo se sorprenden, y se quedan con ganas de ver más.


[1] Es importante señalar que un "producto" puede ser una cosa tangible, o puede ser una presentación de una solución a un problema o responder a una pregunta, desafío o reto.

Comments


Logo_Condeara
bottom of page