top of page
Buscar

Profesores que enseñan con AbP: entre la disrupción y la transgresión

Un hombre atrapado en una de las paredes de las catacumbas, mientras intenta atravesarla.

En una de las paredes de una catacumba de París puede verse esta escultura... Un hombre aparentemente atrapado en las paredes, mientras intentaba atravesarla. En un colegio que apueste por la implementación del Aprendizaje basado en Proyectos, necesitamos docentes que como personajes de un cuento fantástico, desarrollen la capacidad de transgredir los límites impuestos por la tradición curricular e incluso la propia historia institucional que se puede resumir en la frase: "Aquí siempre se ha hecho así"


Estos son los profesores que enseñan con el Aprendizaje Basado en Proyectos (AbP), y en ellos vemos reflejado al protagonista del relato de Marcel Aymé, "Le Passe-muraille". En este cuento, Dutilleul, un hombre común, descubre que tiene la capacidad de atravesar muros. Del mismo modo, los docentes que adoptan esta metodología del Aprendizaje basado en Proyectos poseen una habilidad única para romper las barreras convencionales de la educación, transformando el aprendizaje en una experiencia dinámica y significativa, aunque eso signifique desafiar las normas establecidas, o el status quo.


El profesor que enseña con la metodología del Aprendizaje basado en Proyectos no se conforma con las limitaciones de la enseñanza tradicional. Donde otros ven muros infranqueables, un PbL Certified Educator ve oportunidades para innovar.

La inexorabilidad de los contenidos, la "efectividad" de la instrucción frontal en relación con el logro de una mal entendida disciplina escolar, y la evaluación sumativa del aprendizaje (más vista como un resultado que como un proceso) son obstáculos que este tipo de docente debe atravesar con creatividad y una pizca de picardía. En lugar de seguir un camino predeterminado por la costumbre, las editoriales o incluso los mismos directores y coordinadores, los profesores que enseñan con AbP deben crear nuevos senderos, proponiendo a sus estudiantes proyectos que los involucren activamente en el proceso de aprendizaje y en un compromiso creciente con las necesidades de la comunidad. Proyectos que no solo promuevan el rigor académico, sino que desarrollen habilidades sociales y competencias no cognitivas esenciales para la vida.





Este espíritu transgresor del profesor que aplica la metodologia del AbP no está exenta de desafíos: La resistencia institucional es uno de los primeros muros que deben atravesar. Las instituciones educativas, con frecuencia, son bastiones de tradición y cambio lento. Convencer a directores, colegas y padres de los beneficios de esta (y otras metodologías activas) puede ser una tarea titánica, comparable a atravesar una pared de concreto (como el personaje Marcel Aymé). Además, implementar proyectos significativos y auténticos requiere más recursos y tiempo que la enseñanza tradicional. La planificación, ejecución y evaluación de estos proyectos demandan un nivel de compromiso y dedicación que va más allá de lo ordinario.


El profesor que decida implementar el Aprendizaje basado en Proyectos también enfrentará el reto de la evaluación. En un sistema educativo que fundamentalmente valora las calificaciones y los exámenes estandarizados, es relevante encontrar maneras de evaluar el aprendizaje de manera holística con mayor énfasis en la retroalimentación y en la mejora del aprendizaje. Estos docentes deben desarrollar métodos de evaluación que recojan no solo el conocimiento adquirido, sino también las competencias desarrolladas a través de los diferentes proyectos de aprendizaje.


A pesar de estos desafíos, el impacto del Aprendizaje basado en Proyectos es profundo y duradero. Los estudiantes no son meros receptores de información; se convierten en aprendices activos, motivados por proyectos que tienen relevancia para sus vidas y su futuro. A través de los proyectos de aprendizaje, los estudiantes desarrollan una amplia gama de competencias, desde la resolución de problemas y el pensamiento crítico hasta la colaboración y la creatividad. Estos son los cimientos sobre los cuales se construye un aprendizaje significativo y una preparación sólida para enfrentar los desafíos del siglo XXI.


Imaginar un profesor que enseña con AbP, al igual que hizo Marcel Ayme con su personaje en el cuento titulado "Le Passe-muraille", significa la posibilidad de derribar muros, y también de construir puentes hacia nuevas posibilidades educativas. Esto, claro está, aunque implique desafiar y trascender las limitaciones impuestas por el sistema educativo tradicional.


El carácter transgresor y la capacidad para atravesar las barreras del convencionalismo educativo deben ser inspiración a todos los docentes para reimaginar la educación y a buscar formas más efectivas y significativas de enseñar y aprender.

Comentários


Condeara Consulting Group_Logo
bottom of page