top of page
Buscar

Rol lector: ¿una estrategia de mejora de la calidad educativa?


Según el estudio del Centro Regional para el Fomento del Libro, organismo adjunto a la UNESCO, la lectura por placer –y la actualización cultural-, son las motivaciones más comunes para leer. La lectura con motivaciones académicas tiene mucha menor presencia en nuestro país. En el ámbito escolar esta realidad no es muy distinta. Considerando la cantidad de lectores asiduos, el Perú, entre los países iberoamericanos, aparece en el penúltimo lugar (CIPAL, 2014); ya que en nuestro país se prefiere la lectura de diarios, que de libros (SEPP, 2014).

Pocos docentes hacen uso de la lectura como un medio informativo (y reflexivo) sobre la práctica profesional. Aunque no de manera directa, el Marco del Buen Desempeño Docente (MINEDU, 2012) establece que los maestros deben mostrar conocimientos actualizados en relación a la teoría y la práctica pedagógica; la didáctica de su área, las políticas educativas y los contenidos teóricos y disciplinares (ver Desempeño 2, 3, 21, 37; 38).

Más allá de su función recreativa, la lectura reflexiva que (de forma individual y grupal) analice y contextualice la producción teórica sobre educación, en relación a su práctica pedagógica (y a las necesidades de la institución educativa) fortalece las competencias de los docentes en ejercicio. En este sentido permite que sea el propio docente quien protagonice su proceso de mejora, a través de la selección de temas, autores y horarios de lectura. A nivel institucional, fortalecer la lectura entre los docentes constituye parte de las estrategias pedagógicas que fomentarían altos niveles de desempeño entre los docentes (Estándar 6).


Pensar en una escuela de calidad en el Perú, apunta hacia establecer una cultura organizacional lectora que desarrolle la gestión del cambio y sea capaz de aprender de sí misma.

Requisitos del aprendizaje organizacional

1. Tener ganas de aprender

2. Identificar los errores de la organización

3. Explorar diferentes opciones

4. Abrirnos a las opiniones críticas (y a confrontar nuestras ideas)

5. Búsqueda de información (e implementación de las nuevas ideas)

Para ello los docentes; desplegando su rol lector, deben reflexionar desde la teoría e implementar oportunidades de mejora en la práctica profesional. El valor hermenéutico de la reflexión teórica que emana de la lectura –y el acto de contrastarlo con la propia práctica y de dialogarlo con los colegas–, enriquece (y fortalece) el proceso de mejora de la calidad educativa a nivel institucional.


Actualmente existen algunas iniciativas que identifican a la lectura como un factor de mejora continua en los docentes, que no han sido sistematizadas, ni suficientemente difundidas, y que sin embargo muestran cómo una preocupación institucional por la lectura contribuye a desarrollar el pensamiento crítico entre los docentes e incrementan el logro de los aprendizajes en los estudiantes. Compartir un plan de lectura diferenciado entre docentes y directivos, garantizando con ello que la lectura esté presente en todas las instancias de la institución educativa, no es sólo una estrategia contenida en el Plan Nacional del Libro y la Lectura del Perú (PNLL), sino que además contribuye a fomentar un clima laboral favorable al logro de los aprendizajes.


Pronto celebraremos en el Perú el noveno aniversario de la promulgación de la Ley N° 28740 que establece el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE). Mucho falta por avanzar en el necesario proceso de reflexión que toda institución educativa debe desarrollar para evidenciar que poseen calidad educativa en función de los factores, estándares e indicadores que contiene la Matriz de Evaluación de la gestión educativa.


La lectura permite esto, en tanto se devela como un espacio íntimo que se genera entre libro y lector (pero que también puede compartirse en una conversación, en las jornadas de reflexión en base a las necesidades personales e institucionales). Leer es una oportunidad de mejora, porque acerca experiencias pedagógicas exitosas y replicables, en ámbitos educacionales de distinta naturaleza para garantizar que todos los niños y niñas del Perú puedan acceder a una educación integral de calidad en términos de equidad, diversidad e inclusión.

Bibliografía

  1. Aguerrondo, I. (1993). La calidad de la educación: Ejes para su definición y evaluación. Revista Interamericana de Desarrollo Educativo , III (116), 561-578.

  2. CIPAL. (25 de Marzo de 2014). ¿Qué leen los peruanos? Recuperado el 27 de Abril de 2015, de Centro de Investigación de Psicología Aplicada Latinoamericana: http://cipal.pe/que-leen-los-peruanos/

  3. MINEDU. (2012). Marco del Buen Desempeño Docente. Recuperado el 26 de Abril de 2015, de PeruEduca: http://www.perueduca.pe/documents/60563/ce664fb7-a1dd-450d-a43d-bd8cd65b4736

  4. Senge, P. (1994). La quinta disciplina. El arte y la práctica de las organizaciones que aprenden. Buenos Aires: Gránica.

  5. SEPP. (8 de Abril de 2014). ¿Qué motiva e impulsa a los peruanos a comprar diarios? Recuperado el 26 de Abril de 2015, de http://sepp.pe/wp-content/uploads/Motivacionesdeperuanosparacomprardiarios.pdf

  6. UNESCO. (2005). EFA Global Monitoring Report. (UNESCO, Ed.) Recuperado el 26 de Abril de 2015, de http://www.unesco.org/education/gmr_download/chapter1.pdf


Comments


Logo_Condeara
bottom of page